Skip links
Adulto mayor

La nutrición juega un papel crucial en el bienestar de los adultos mayores, especialmente en la prevención del deterioro cognitivo. Una alimentación saludable, rica en antioxidantes y grasas saludables, puede ayudar a proteger el cerebro y reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Asimismo, es importante abordar la prevención de la sarcopenia, la pérdida de masa muscular asociada con el envejecimiento. Una dieta con suficiente proteína de alta calidad y una sinergia con la actividad física, como el ejercicio de resistencia, son fundamentales para mantener y recuperar la masa muscular en adultos mayores.

Además, es esencial asegurar una ingesta adecuada de vitaminas y minerales para mantener la salud ósea y prevenir fracturas. La vitamina D y el calcio, por ejemplo, son nutrientes clave para mantener la fortaleza de los huesos.

En resumen, una alimentación adecuada y equilibrada, combinada con la actividad física, puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de los adultos mayores, ayudándoles a mantener la función cognitiva y la masa muscular, y a disfrutar de una vida activa y saludable en esta etapa de la vida.

Siempre se recomienda consultar con un profesional de la salud para diseñar un plan nutricional personalizado y adaptado a las necesidades individuales de cada persona.

  • Prevención del deterioro cognitivo. Influencia de la alimentación.
  • Prevención de la sarcopenia y recuperación de masa muscular. Sinergia con la actividad física.