Skip links
Población general

La nutrición es fundamental para la salud y bienestar de la población en general. La valoración nutricional permite evaluar el estado de salud y determinar las necesidades calórico-proteicas de cada individuo, considerando su edad y condiciones de salud. Para optimizar los porcentajes de carbohidratos, proteínas y lípidos en la dieta, es esencial adecuarlos a las necesidades específicas de cada persona.

En el caso de la obesidad crónica, una alimentación balanceada y la práctica regular de actividad física son clave para lograr un peso saludable. Por otro lado, para personas con diabetes Tipo 2, se busca mantener los niveles de azúcar en sangre controlados mediante una dieta adecuada. La pérdida de masa muscular ocurre de forma fisiológica a partir de los 35 años. En algunas patologías y situaciones como reposo obligatorio o incapacidad funcional es todavía más acusada. Para disminuir/evitar su progresión, los aportes de determinados tipos de aminoácidos y vitaminas son factores clave.

  • Por otro lado, si tu objetivo es un mayor anabolismo/desarrollo muscular combinando una correcta alimentación con ejercicios de resistencia, el aporte de macronutrientes debe ser específico y personalizado.

En preparación para cirugía, una buena nutrición es crucial para favorecer una pronta recuperación postquirúrgica. Lo mismo ocurre con enfermedades renales, donde se ajusta la dieta para aliviar la carga sobre los riñones. En enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal (C. Ulcerosa, Crohn), se adapta la alimentación para reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida.

En oncología, el soporte nutricional durante los tratamientos es fundamental para mantener la fuerza y energía del paciente. Por otro lado, las dietas cetogénicas y las dietas FODMAPs tienen usos específicos, la primera en el tratamiento de ciertas condiciones y la segunda para aliviar síntomas digestivos.

La adaptación del soporte nutricional en casos de disfagia permite garantizar la ingesta adecuada de nutrientes, y los suplementos como las fórmulas de nutrición enteral, módulos proteicos y aproteicos, son opciones útiles para complementar la dieta en casos particulares. Recuerda que siempre es importante consultar con un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en la dieta o el plan nutricional.

  • Valoración nutricional.
  • Necesidades calórico proteicas.
  • Edad y estados de salud. Optimización de porcentajes de carbohidratos, proteínas y lípidos).
  • Obesidad crónica.
  • Diabetes Tipo 2.
  • Optimización y desarrollo de masa muscular. Sinergia alimentación & actividad física.
  • Preparación nutricional para la cirugía. Recuperación nutricional postquirúrgica.
  • Enfermedad renal.
  • Enfemedad Inflamatoria Intestinal (C. Ulcerosa, Crohn).
  • Oncología. Soporte nutricional en ciclos / etapas de tratamiento.
  • Dietas Cetogénicas. Dieta FODMAPs.
  • Disfagia. Adaptación del soporte nutricional.
  • Suplementos. Fórmulas de nutrición enteral. Módulos proteicos, aproteicos y mixtos.