Skip links
Rellenos y tensores

Los rellenos y tensores faciales son tratamientos médico estéticos populares que ayudan a mejorar la apariencia de la piel, proporcionando volumen, suavizando las arrugas y redefiniendo el contorno facial. Estos tratamientos son ideales para aquellos que buscan una solución no quirúrgica para rejuvenecer su rostro y obtener un aspecto más joven y fresco.

Los rellenos faciales son sustancias inyectables que se utilizan para aumentar el volumen en áreas donde se ha perdido debido al envejecimiento, como pómulos, labios y surcos nasolabiales. El ácido hialurónico es uno de los rellenos más utilizados, ya que es una sustancia natural presente en nuestra piel y tiene la capacidad de retener agua, lo que ayuda a mantener la piel hidratada y con volumen.

El proceso de tratamiento con rellenos faciales implica inyectar pequeñas cantidades de la sustancia en la zona a tratar, utilizando una aguja fina o una cánula. Los resultados son inmediatos, y los efectos pueden durar entre 6 y 18 meses, dependiendo del tipo de relleno utilizado y el área tratada.

Los tensores faciales son tratamientos que buscan mejorar la firmeza y elasticidad de la piel, proporcionando un efecto lifting sin necesidad de cirugía. Uno de los métodos más populares de tensor facial es el tratamiento con hilos tensores, que consiste en la inserción de hilos biocompatibles y absorbibles en la piel, creando una estructura de soporte que ayuda a levantar y tensar los tejidos.

El tratamiento con hilos tensores se realiza con anestesia local y puede tardar entre 30 minutos y una hora, dependiendo del área a tratar. Los resultados pueden durar entre 12 y 24 meses, y los hilos se absorben naturalmente con el tiempo.